domingo, 25 de febrero de 2024

Los matices de Patricia Prudencio en el Festival de la Hacienda El Salitre

Facebook
Twitter
WhatsApp

PATRICIA PRUDENCIO

La Hacienda El Salitre acogió un gran festival taurino, todo por una buena causa, por el autismo. Todo un acontecimiento social en el que se le otorgaba al toreo la categoría exquisita que merece. El público acudió, disfrutando de una jornada torera en la que se culminó con un gran festival. El rejoneador Diego Ventura y los diestros Alfonso Ramírez “El Calesa”, Diego Silveti Isaac Fonseca, Arturo Macías y Ignacio Garibay Jr. se midieron a los novillos de la ganadería de Xajay, Marrón, Ordaz, El Pañolito y Villa Carmela.

Una tarde en la que, de nuevo, los tendidos volvían a marcar la dinámica, un público selecto dispuesto a disfrutar era el ingrediente perfecto para unas faenas repletas de ganas. La Hacienda, espectacular por cierto, fue el mejor escenario para el festival benéfico. El toreo se vistió de azul con un Diego Ventura que lleva con gusto al primero de la tarde, pero sin acierto con la espada. Le siguió el toreo a pie bajo la atenta mirada del público y, en especial, de los niños, que imitaban, desde la grada cada muletazo. Los diestros dejaron faenas de mayor y menor intensidad, tomando el mando sobre faenas que tuvieron su complejidad, desde el uno a uno hasta las distancias.

Se midieron los detalles al milímetro, cuidando al ruedo, las recompensas a las faenas bien hechas, el gusto y el cuidado por el feedback con el público que, de nuevo, definía el punto álgido de cada tanda, totalmente entregados a la determinación y las ganas de esta causa benéfica.

Como si se tratara de una celebración, así acudió la afición. Todo sea por una buena fiesta y la Fiesta brava, en la que no existen discriminaciones y hacen todo por la libertad.

 

Entradas Relacionadas

Banner León
Scroll al inicio