lunes, 22 de abril de 2024

Triunfa Francisco Martínez con un gran toro de Arroyo Zarco en la Corrida del Sábado de Gloria en San Miguel de Allende

Facebook
Twitter
WhatsApp

PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

Ante más de media entrada en el coso “Oriente”, en tarde soleada, se dio la Corrida del Sábado de Gloria, alzándose como triunfador el espada local Francisco Martínez al indultar al tercer toro de la función y, por ello, al final, ser paseado en hombros. Sus alternantes, el potosino Fermín Rivera, logró “tocar pelo” y, el queretano Octavio García “El Payo”, no estuvo en su día.

Luego del paseíllo, se tributó una sentida ovación por el fallecimiento, acaecido el reciente lunes 18 del mes en curso, del cabo Adolfo “Fito” Valtierra, fundador del grupo de Forcados de San Miguel de Allende.

Se lidiaron siete toros de la dehesa de Arroyo Zarco, uno de ellos de regalo, siendo de buen juego el primero, incierto y muy castigado en varas el segundo, el tercero fue muy bueno para ser indultado, llamado “Miguelino”, marcado con el número 234 y con 480 kilos; el cuarto empezó bien y vino a menos, de regular desempeño fue el quinto, el sexto cumplió y, el séptimo de obsequio dio buen juego.

En el toro que abrió plaza, llamado “Pastorcito”, de buen juego, el potosino Fermín Rivera lanceó artísticamente a la verónica. Con la muleta, derrochó torería, sobre todo, por el pitón derecho, para cuajar así los mejores pases del trasteo. Al final, el astado le iba a media altura y eso lo aprovechó bien Fermín. Acabó por manoletinas y mató de estocada en buen sitio para obtener una oreja.

El queretano Octavio García “El Payo” a su primero, incierto en su lidia, lo capoteó empeñoso. En varas fue picado en exceso por Héctor “El Ruso” Delgado y el toro se vino a menos. Con la sarga, Octavio intentó meterlo en el engaño, pero, sin fortuna, logrando tan solo algunos pases. Terminó abreviando y acabó de estocada caída para tener silencio.

En su primero, “Miguelino”, marcado con el número 234 y con 480 kilos, de estupendo juego, el anfitrión Francisco Martínez empezó de rodillas con dos largas cambiadas en la zona de tablas y, de pie, veroniqueó y aplicó chicuelinas de buen gusto que emocionaron al público, incluyendo un vistoso quite por faroles. Buena vara de Juan Azpeitia. Francisco se hizo cargo del segundo tercio de manera emotiva para ser ovacionado entre gritos de ¡torero! Con la pañosa, inició en los medios con dos cambiados por la espalda y el de pecho para entonces cuadrar una faena emocionante, que fue a más y en la que se deleitó el espada por ambos pitones con este gran toro, haciendo todo con profundidad y cerró con toreo de rodillas, incluidas sus manoletinas, que impactaron a la gente. Vino la petición del indulto, que fue concedido finalmente y, entonces, el torero, tras regresar al astado a los corrales, dio la vuelta al ruedo acompañado de los ganaderos.

Rivera a su segundo, que empezó bien y vino a menos, lo saludó con templadas verónicas y mejor se vio en un lucido quite por chicuelinas. Con la franela, empezó doblándose para seguir enclasado en tres tandas derechistas, pero, el trasteo vino a menos debido a que el toro terminó refugiado en tablas y, ahí, le sacó los postreros pases, con actitud. Falló al matar y fue aplaudido.

En su segundo, de regular desempeño, “El Payo” cumplió con el capote. Ya teniendo en la mano diestra la tela escarlata, derrochó oficio y ganas por agradar, logrando muletazos de calidad y que le fueron aplaudidos. No pudo redondear la faena, dejó media estocada y se le aplaudió el esfuerzo, por lo que anunció que regalaría un toro.

Martínez al segundo de su lote, que cumplió, lo recibió al hilo de las tablas con una larga cambiada de hinojos y, de pie, laceó bien a la verónica. Alegre cubrió el segundo tercio y, con el lienzo grana, le puso disposición para lograr pasajes de calidad. Al final, pasaportó al segundo viaje y se le ovacionó en el tercio.

En el séptimo de regalo, de la misma ganadería titular, de buen juego, “El Payo” se hizo aplaudir al emplearse con el capote y en su quehacer de muleta busco lucirse, dejando algunos pases buenos, aislados y sin lograr redondear el trasteo. No atinó al matar, siendo silenciada su labor tras un aviso.

Al final, Francisco Martínez fue paseado en hombros.

 

 

 

FICHA

LUGAR: San Miguel de Allende, Guanajuato.

EVENTO: Corrida del Sábado de Gloria.

PLAZA: “Oriente”. ENTRADA: Más de media entrada en tarde soleada.

GANADO: Siete toros de Arroyo Zarco, uno de ellos de regalo, siendo de buen juego el primero, incierto y muy castigado en varas el segundo, el tercero fue muy bueno para ser indultado, llamado “Miguelino”, marcado con el número 234 y con 480 kilos; el cuarto empezó bien y vino a menos, de regular desempeño fue el quinto, el sexto cumplió y, el séptimo de obsequio dio buen juego.

CARTEL: Fermín Rivera: Una oreja y palmas. Octavio García “El Payo”: Silencio, palmas y silencio tras un aviso en el de regalo. Francisco Martínez: Vuelta al ruedo tras indulto y al tercio.

Entradas Relacionadas

Scroll al inicio