lunes, 22 de abril de 2024

Ferrera corta una oreja y firma lo más destacado de la tarde en Madrid

Facebook
Twitter
WhatsApp

PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

Las Ventas inauguraba su Temporada taurina con una corrida de toros de Cuadri para los diestros Antonio Ferrera, Octavio Chacón y Gómez del Pilar. La tarde fue puramente ganadera, determinando las faenas de los matadores. Los de Cuadri, muy en la línea de lo que hizo la temporada pasada, dejó embestidas manejables y, en ocasiones, poco llevaderas. Destacó el cuarto por encima del resto, aunque venido a menos en el avance de la faena. Los aceros impidieron mayores recompensas, empañando la labor y empeño que se depositó en el ruedo. Además, el sexto sería devuelto a corrales y, en su lugar, saldría el primer sobrero de Saltillo, un toro de limitadas opciones para la lidia, con el que ae buscaron las teclas. Ferrera sería quien firmara los mejores muletazos de la tarde con el segundo de su lote, también el más destacado del encierro, un toro de nombre “Bagonero” al que el diestro le cortó una oreja. Las faenas de Chacón no lograron tomar vuelo, el primero le soltaba la cara arriba y el segundo poseía una embestida vacía. Gómez del Pilar tuvo sus opciones con el tercero, pero su empeño y firmeza se esfumaron con la espada.

Ferrera salió con su particular capote azul para saludar a “Sombrilla”, un toro al que bregó sacándolo rápidamente de tablas. Se le pidió en el caballo y el animal, aunque tardó, cumplió, con la correspondiente bronca al picador. Se ovacionó el tercio de banderillas y se dio paso a la faena de muleta. Ferrera lo inició con un trasteo por abajo pasándolo por ambos pitones. Le siguió con el izquierdo, aprovechando la amplitud de los vuelos, en el tira y afloja con un animal que le echaba los pitones al pecho. Lo desarmó e incluso parecía haberse lastimado en su mano izquierda. Tomó la franela sobre el pitón derecho y uno a uno le dio forma a una faena imposible y de sobresaltos. El dolor del diestro era notable, pero las ganas de imponerse ganaban. Le dio salida y recompuso en cada pase en una faena que poco tuvo de manejable. Falló con la espada.

Chacón frenó, recogió y llevó la embestida del primero de su lote en el capote. Pasaron varas, entre protestas, y banderillas, alcanzado la faena de muleta, en la que el diestro le dio tiempo y le buscó los terrenos. Se decidió por el pitón derecho, pasándolo sin armonía, intentando el acople, pero se le metía por dentro o lo abría en exceso. Uno a uno, metiéndose en el tercio y con un ambiente poco amigable fue desarrollando aquellas series. Volvió a sacarlo, dejándolo en la raya, continuando con la mano derecha sin decir nada. Un pase tras otro, dándole salida a un toro que pasaba. Mató con el golpe de cruceta.

Entre derrotes secos saludó Gómez del Pilar a “Taconero”, un toro ovacionado en su salida. Lo pasó con ligereza por ambos pitones, para después seguir con la mano derecha, moviéndolo. Se cruzaba y volvía a reestructurar el muletazo, uno a uno, sin prisas, dejando un trazo largo que a algún que otro aficionado gustó. Poco a poco la faena fue tomando ritmo y la respuesta de aprobación en los tendidos fue unánime. Respetó el sitio, le adelantó los vuelos y se los dejó en la cara para que no pudiera ver otra cosa que no fuera muleta. Firmeza y determinación que calaron hondo. Falló con los aceros.

Salió Ferrera para saludar al segundo de su lote, con el que se puso estirar y lucir. La ovación en el tercio de banderillas dio paso al tercio de muleta, el cual inició entre probaturas, sacándolo hacia los medios. Con la mano derecha, por abajo, totalmente encajado dejó algún que otro muletazo que puso de acuerdo al respetable. Dividió la faena en series cortas, en las que el tiempo y el sitio jugaron papeles muy importantes. Continuó sobre aquel pitón, encontrando armonía y gusto con un toro manejable y llevadero que atendía a las demandas del diestro. El toro poseía una embestida bastante brusca y con poco ganaba los terrenos, por lo que Ferrera no tenía demasiado margen de error. Jugó con los pasos, perdiéndolos y ganándolos en busca de un acople con el animal. Se mostró con poder al natural, sobre todo al inicio, cuando se lo permitió. Sería ahí cuando la plaza rompiera. Le apuró demasiado en las distancias y el animal se negaba a pasar, por lo que se alejó y volvió con el de Cuadri para continuar con la serie. Recuperó el pitón derecho y uno a uno se recreó. Mató con precisión y acierto, a pesar de la extensa distancia con la que se perfiló.

Octavio Chacón se lució con un breve saludo capotero en el que bregó al animal. José Magaña perdió los pies tras poner el par, sería el quite de Ferrera quien evitara que lo arremetiera contra las tablas. Se cambió el tercio y lo atacó sobre el pitón derecho. Lo movió y cambió los terrenos, pero manteniéndose paralelo a tablas junto al tercio. Al natural le bajó las manos y adelantó los vuelos al hocico con un toque firme, para después llevarlo a base de voz. Recuperó el pitón derecho, pero no estaba llegando a los tendidos, el público sólo veía un pase tras otro. Alargó una faena a la que le pedían la hora. Siguió alternando pitones, buscando el sitio, cruzándose y pasándolo con una embestida vacía.

Saludó con gusto Gómez del Pilar al cierraplaza. Sin embargo, acabaría siendo devuelto a corrales, en su lugar saldría “Horquito” de Saltillo, con el que el diestro dejó un saludo breve. Se alcanzó la faena de muleta y Gómez del Pilar optó por tirar del animal y sacarlo de tablas. La paciencia no era una de las virtudes del público en Madrid. Se dispuso sobre el pitón derecho y con ritmo lo fue llevando. Tenía unas salidas un tanto desmedidas, por lo que el diestro trató de echarle la muleta abajo, depurando aquellas imperfecciones. Cambió al izquierdo, pero no pasaba, se le venía recto, metiéndose por dentro. Le marcó con la ayuda el recorrido, alejándoselo del cuerpo, pero se le acababa echando encima.

Las Ventas (Madrid). Toros de Cuadri y Saltillo (6°Bis). Los de Cuadri, muy en la línea de lo que hizo la temporada pasada, dejó embestidas manejables y, en ocasiones, poco llevaderas. Destacó el cuarto por encima del resto, aunque venido a menos en el avance de la faena. Los aceros impidieron mayores recompensas, empañando la labor y empeño que se depositó en el ruedo. Además, el sexto sería devuelto a corrales y, en su lugar, saldría el primer sobrero de Saltillo, un toro de limitadas opciones para la lidia, con el que ae buscaron las teclas. Antonio Ferrera, silencio tras aviso y oreja; Octavio Chacón, silencio y silencio; Gómez del Pilar, silencio tras aviso y silencio.

Entradas Relacionadas

Scroll al inicio