viernes, 12 de abril de 2024

Rafael de Julia abre la Puerta Grande en Brea de Tajo

Facebook
Twitter
WhatsApp

MAR MUÑOZ

Brea de Tajo albergó la segunda corrida de toros de la Copa Chenel, que fue la primera tras el aplazamiento de la de este sábado por las inclemencias de tiempo. En el cartel se anunciaban los matadores de toros Rafael de Julia, El Astigitano y José Fernando Molina, que se midieron a los ejemplares de las ganaderías  de El Estoque y Osborne. Toros de juego variable que permitieron el lucimiento.  El viento fue protagonista con menor intensidad en la segunda mitad del festejo. Rafael de Julia cortó un apéndice a cada uno de sus adversarios, abriendo la Puerta Grande.  El Astigitano cortó una oreja al primero de su lote y la colocación defectuosa de la espada le robó el trofeo en el segundo. Molina también tocó pelo con su primero.

A porta gayola recibió Rafael de Julia al primero de la tarde, de nombre “Escopeto” y con el hierro de El Estoque, estirándose por verónicas. En el tercio, genuflexo, le fue obligando mientras luchaba contra el vendaval que le desarmaba. En los medios, por la derecha, le dio un pase con tal despaciosidad que caló en el tendido.  Siguió con despaciosidad y arte por ese pitón con las dificultades de su máximo adversario, el viento, casi se vio prendido por ese motivo. Valor, arte y colocación definían sus pases al natural, pero era casi imposible mostrarle la muleta por el aire. Lo intentó logrando algún que otro pase, así que volvió a armar la muleta y cruzándose le llevaba. El animal se quedaba parado a mitad del pase y buscaba. Tuvo que ponerlo todo, no tenía animal. Lo mató al segundo intento.

El Astigitano recibió con un ramillete de verónicas a “Limpiador” de El Estoque. Genuflexo lo fue probando por ambos pitones, ganándole terreno. Por el derecho continuó su faena dejándole la muleta puesta para después tirar de él logrando una tanda con clase. El animal miraba, pero seguía el engaño logrando tandas en las que el torero pudo enroscarse con él. Al natural le dio tiempo y despacio le fue llevando de uno en uno abriéndole los vuelos.  Con un molinete recuperó el ritmo alternando pitones, culminando con un abaniqueo final para ir a por la espada y hundirla defectuosa pero efectiva.

Molina se estiró por verónicas con “Marismeño” de El Estoque.  Inició el último tercio por abajo, obligándole para después seguir en redondo. Al natural le llevaba lejos con el giro de muñeca de uno en uno, cruzándose con él. El animal lo desarmó, pero rápidamente volvió a la cara sobre ese pitón, dejando bonitos pases, en redondo invertidos, buscando el lucimiento. Le colocó en suerte y mató de forma fulminante.

Rafael de Julia recibió a “Bombardero” de Osborne por verónicas.  En los medios le fue pasando por ambos pitones para seguir al natural con cadencia. Montó la muleta y siguió con derechazos en redondo, ligando una tanda que caló en el tendido. Le dio sitio y tiró de el para ligar, pero el animal iba a menos.  Al natural, muy despacio le iba robando los pases de uno en uno y logrando así un par de tandas aplaudidas desde el tendido. Muy tapadito fue llevando a un animal parado al que le costaba entrar al cite. Con pases en redondo invertidos y cambio de mano intentó lucir una faena que ya daba su fin. Mató con acierto.

El Astigitano se lució en el recibo capotero con “Pocito” de Osborne. Agarrado al tabloncillo con la montera puesta comenzó su faena, pasándolo por ambos pitones, sacándolo a los medios. Con torería siguió por el derecho y se desmonteró para seguir toreando con gusto y despacio. Así siguió por el izquierdo, imponiéndose con mando ante un astado obediente.  Ya de uno en uno fue ligando al natural con cadencia, pero el animal se había venido a menos. Insistió por el derecho con pases largos y profundos para cerrar e ir a por la espada. Le colocó en suerte y hundió una estocada defectuosa con la que dobló.

Molina recibió a “Vara”, un toro de Osborne, con un ramillete de verónicas. Genuflexo y al natural dio comienzo al último tercio. Molina le continuó por el derecho, ligando muletazos, encontrando la continuidad y el ritmo con un animal que seguía el engaño. Al natural, con los vuelos le fue llevando en redondo.  Cambió de pitón y puso de acuerdo al tendido. El animal llevaba la cara a media altura pero obedecía. Sin alargar faena fue a por la espada y dejó un pinchazo hondo que le obligó a descabellar.

Ficha del festejo:

Brea de Tajo, Madrid. Toros de El Estoque y Domecq para Rafael de Julia, oreja y oreja, El Astigitano, oreja y ovación y Molina, oreja y ovación

Entradas Relacionadas

Scroll al inicio