martes, 28 de mayo de 2024

José Mauricio sale en hombros con autoridad en la corrida de feria de Rincón de Romos

Facebook
Twitter
WhatsApp

EMILIO MÉNDEZ

Ante un lleno en el coso charro taurino techado, se dio la corrida de toros de la feria en honor al Señor de las Angustias, resultando como triunfador indiscutible el diestro de la capital del país, José Mauricio, quien dio muestra del gran sitio que tiene en la cara de los toros, pues le pudo al bueno y al malo, para, al final, salir del inmueble taurómaco en hombros y con tres apéndices en la espuerta. Sus alternantes, el ibérico Antonio Ferrera tuvo una actuación más que torera y, el estatal Ricardo Leos, quien tomó la alternativa, se vio presionado y nervioso, pero, con ganas. A caballo, el sanluisino Jorge Hernández Gárate dio una vuelta al ruedo.

Se lidiaron siete toros de la dehesa mexiquense debutante de San Fernando, con sangre brava del encaste español de Domecq, siendo bueno el que se destinó para rejones, que fue aplaudido en el arrastre y el tercero de la lidia a pie, que mereció el arrastre lento. Regulares fueron el primero y el segundo. Complicados resultaron el cuarto y el quinto, en tanto que el sexto fue manso, pero, terminó siendo toreable.

En el toro que abrió plaza, el caballero en plaza potosino Jorge Hernández Gárate ha tenido una lucida actuación. De inicio coloco dos efectivos rejones de castigo montando a “Tin-Tan” para luego templar a la grupa. Arriba de “Clavillazo”, tras seguir templando a la grupa, dejó dos banderillas largas a una mano y otra al violín que le fueron jaleadas. Y encima de “Cachorro” clavó una corta y dos rosas en un palmo de terreno. Terminó de estocada trasera y echó pie a tierra para descabellar y dar la vuelta al ruedo con el pegador de cara de los Forcados Amadores de México, Carlos Tirado, después de espectacular pega y del buen rabilleo de su hermano René.

A pie, el acalitense Ricardo Leos, al toro de su doctorado, llamado “Vial”, número 24 y con 504 kilos, que tuvo nobleza, pero, terminó soseando, lo veroniqueó bien. Vino la ceremonia de cesión de trastos por parte del padrino Antonio Ferrera y ante la presencia de José Mauricio y el caballista Jorge Hernández Gárate para que, con la muleta, Ricardo empezara doblándose y vaciando por alto, siguiendo por derechazos empeñoso en cuatro series. Por naturales se le vio nervioso. Falló al matar y fue aplaudido tras dos avisos.

El balear Antonio Ferrera, en su primero, que tendía a refugiarse en tablas, lanceó con clase a la verónica. En varas sufrió un tumbo el piquero Juan Cobos. Con la sarga, Ferrera, luego de la devolución de trastos, inició doblándose suavemente para darse a torear con calidad derechista en una tanda y después recrearse en serie y media. Así fue intercalando los lados y donde el burel quería, en tablas, sobresaliendo su quehacer talentoso y de persecución del “socio”. Mató de pinchazo y estocada caída, dobló el toro, lo levantó el puntillero, volvió a doblar y se acabó la historia. Escuchó aplausos.

A su primero, “Forjador”, el mexiqueño José Mauricio lo capoteó con soltura y mejor quitó por chicuelinas. Con la pañosa, comenzó enclasado con ayudados por alto y el de trinchera, continuando por la vía derecha, atemperando con solera, lo mismo que por naturales, plenos de arte y estupenda exposición. Mas toreo diestro con calidad y buen aguante. Hizo el toreo en redondo con emotividad. Otros dos ramilletes exquisitos izquierdistas que emocionaron al público. Doblones toreros para cerrar y terminar de atinada estocada para cortar dos apéndices, dar aclamada vuelta al ruedo acompañado del ganadero titular don Santiago Pérez Salazar Zabala y, al toro, se le dio arrastre lento.

Ferrera en su segundo, de incierta y bravucona embestida, bregó de manera oficiosa. Con la franela, se dio a realizar un trasteo esmerado y de evidente firmeza por ambos lados ante lo descompuesto del astado, sobresaliendo su férreo y poderoso toreo diestro. Concluyó de estocada delantera y caída, el toro dobló, lo paró el puntillero y Ferrera terminó lanzando dos golpes de descabello y dobló solo el toro para ser aplaudido el torero por su esfuerzo.

En su segundo, “Bombón”, complicado, Mauricio ofició voluntarioso con el capote. Su labor muleteril, la comenzó doblándose para continuar por el derecho, pero, sin entregarse el toro. Aun así, le aguantó y le sacó tandas meritorias y valientes por ese lado. La misma historia se dio al natural, sobresaliendo la disposición de José. Mas exposición diestra acortando distancias, jugándosela de verdad. Labor de aliño para cerrar y mató de estocada, algo trasera. Doblo el toro, lo levanto el puntillero, volvió a doblar y se entregó para hacerse el espada de un meritorio apéndice

Y en el que cerró el festejo, manso, pero, que acabó dejándose torear, Leos paso apuros con el capote. En varas, además de un buen puyazo, fue derribado el montado Guillermo Cobos en medio de un total desorden en el ruedo. Con el trapo rojo, Ricardo comenzó por alto y siguió, sin confiarse, tratando de dar algún muletazo plausible por cualquier lado, pero, ante el malestar de la gente y la impotencia del torero, la cosa iba mal. Sin embargo, por ahí se asomaron algunos pases sueltos cuando se logró confiar, dominando en algo los nervios. Por voluntad y ganas no quedo, pero… Finalmente, mató de pinchazo y estocada casi entera y caída para ser aplaudido y pitado.

Al final, José Mauricio fue paseado y sacado del coso en hombros tras su importante actuación.

FICHA

LUGAR: Rincón de Romos, Aguascalientes.

EVENTO: Corrida de toros de la feria en honor al Señor de las Angustias.

PLAZA: Coso charro taurino techado. ENTRADA: Lleno.

GANADO: Siete toros de la debutante dehesa de San Fernando, con sangre brava del encaste español de Domecq, siendo bueno el que se destinó para rejones, que fue aplaudido en el arrastre y el tercero de la lidia a pie, que mereció el arrastre lento. Regulares fueron el primero y el segundo. Complicados resultaron el cuarto y el quinto, en tanto que el sexto fue manso, pero, terminó siendo toreable.

CARTEL: El rejoneador Jorge Hernández Andrés: Vuelta al ruedo. Los Forcados Amadores de México: Vuelta al ruedo. A pie, el español Antonio Barrera: Palmas y palmas. José Mauricio: Dos orejas y una oreja, con salida en hombros. Ricardo Leos, quien tomó la alternativa con el toro llamado “Vial”, número 24 y con 504 kilos: Palmas tras dos avisos en el de la ceremonia y división de opiniones.

 

TEXTO: ADIEL ARMANDO FLORES

Entradas Relacionadas

Scroll al inicio