martes, 28 de mayo de 2024

Ignacio Garibay, máximo triunfador del II Encuentro Mundial de Escuelas Taurinas de manera indiscutible

Facebook
Twitter
WhatsApp

ADIEL ARMANDO BOLIO/EMILIO MÉNDEZ

Alentador resultó la tarde de este martes 30 de abril, en el centenario coso “San Marcos”, que registró un casi lleno en el sector se sombra, el montaje de la final del II Encuentro Mundial de Escuelas Taurinas, en el marco de la CXCVI edición de la Feria Internacional de San Marcos 2024, resultando máximo triunfador de manera convincente el espigado joven mexiqueño Ignacio Garibay Quijas al cortar indiscutible oreja. También “toco pelo” el hidalguense Alejandro Moreno “Castelita”, en tanto que el colombiano Cristian Restrepo y los locales David Rocha y Gael Castañeda se votaron la puntada de darse la vuelta al ruedo, el andaluz Manolo Martínez salió al tercio y, el ecuatoriano, Arias Samper, fue aplaudido.

Aquí, habría que hacer un paréntesis y sugerir a las escuelas taurinas, de aquí y de allá, que dentro de su enseñanza a los chavales les inculquen honestidad en su autocrítica y no les fomenten la coba al darse vueltas al ruedo que no ameritan y que así alimentan malamente su ego torero.

Así pues, se lidiaron erales, seis de la dehesa de Santa Bárbara, de buen juego, sólo el sexto fue soso. Y uno, el segundo, de la divisa de La Cardona, de regular desempeño.

El colombiano Cristian Restrepo, representando a la Escuela de Navas del Rey (Madrid), con el primero del festejo, de Santa Barbara, se vio variado con el capote. Sabe hacer el toreo estético y de buena ejecución por ambos lados. Tiene recursos y empaque. No acertó al matar y fue aplaudido en el tercio, pero, se receto la vuelta al ruedo.

El malagueño Manolo Martínez, de la Escuela de Málaga, con el de La Cardona, se le apreció desenvuelto con el capote. Tras brindarle al ganadero y funcionario de la academia local, Claudio Huerta, el andaluz mostró cualidades interesantes como el valor, el oficio y la variedad en su toreo. Falló con la espada y escuchó palmas en el tercio.

El anfitrión David Rocha, de la Academia Taurina Municipal de Aguascalientes, con otro de Santa Bárbara, le puso voluntad y variedad con el capote. Su manejo de muleta tuvo dimensión y torería por los dos perfiles, sobre todo, al natural. Toreó en redondo para cerrar. Marró con el estoque y fue aplaudido y también se adjudicó la vuelta al ruedo.

Igualmente, integrante de la academia acalitense, Gael Castañeda, en el que le toco de Santa Bárbara, le puso empeño con el capote. El chaval gusta del bien torear, lo disfruta y goza proyectar su forma de entenderlo y ejecutarlo con variedad y con las dos manos. Manoletinas como broche. Desacertó con el acero y se le aplaudió lo expuesto tras un aviso y, de la misma manera, se dio la vuelta al ruedo.

En otro de Santa Barbara, llamado “Ilución”, mal escrito, pero, así se anunció en el cartelón, el mexiqueño Ignacio Garibay, representando a la Escuela Taurina de Madrid “José Cubero ‘Yiyo’”, se dejó ver variado y torero con el capote. Tras el segundo tercio, se destocaron los banderilleros José María López y Kevin García. Con la sarga, Ignacio cuajó una faena de temple y largueza por derechazos y no se diga por el izquierdo, por donde se dio gusto toreando. Así alternó su quehacer, pleno de calidad y clase, además, de evidenciar técnica, serenidad y buen oficio. Acortó distancias e hizo el toreo en redondo en un palmo de terreno. Joselillinas para cerrar. Terminó de pinchazo y estocada trasera y perpendicular para obtener una oreja.

En uno más de Santa Bárbara, el ecuatoriano Arias Samper, del ibérico Centro Internacional de Tauromaquia y Alto Rendimiento (CITAR), le puso esmero con el capote. Cubrió el segundo tercio entre aplausos. Con la pañosa, empezó con algo de aceleración em su quehacer, pero, se fue asentando para realizar una faena sin mucha templanza y, sí, de buena manera por ambos pitones. La parte final de su labor fue la mejor, principalmente, por el lado diestro. Manoletinas como cierre y erró al matar para hacerse aplaudir tras un aviso.

Y en el que cerró plaza, “Soñador” de nombre, también de Santa Bárbara, el hidalguense Alejandro Moreno “Castelita” se dejó ver en verónicas de calidad y en un quite por faroles invertidos. Cumplido el tercio de palos, fueron ovacionados en el tercio los rehileteros Santiago Kingston y Kevin García. Con la franela, luego de brindarle al torero retirado y maestro de aspirantes a novillero, Elías Esparza, Alejandro se vio sereno, desenvuelto y fácil para cuajar un trasteo enclasado por los dos perfiles y sabiendo resolver la sosería de su astado con buenas maneras. Manoletinas para cerrar y acabar de estocada honda contraria y descabello, logrando cortar un apéndice.

Al final, tras reunirse el director de la Unión Internacional de Escuelas Taurinas, José María Fijo, con los funcionarios de la Academia Taurina Municipal de Aguascalientes “Alfonso Ramírez ‘El Calesero’”, el ganadero Francisco Guerra Estebanez, el matador de toros en retiro Fermín Espinosa “Armillita” y los también ganaderos Claudio Huerta y Daniel Cortina, así como con el director ejecutivo de la Asociación Nacional de Matadores de Toros y Novillos, Rejoneadores y Similares, el diestro Francisco Dóddoli, determinaron que el máximo triunfador del II Encuentro Mundial de Escuelas Taurinas fue Ignacio Garibay.

 

FICHA

LUGAR: Aguascalientes, Aguascalientes.

EVENTO: Final del II Encuentro Mundial de Escuelas Taurinas, en el marco de la CXCVI edición de la Feria Internacional de San Marcos 2024.

PLAZA: “San Marcos”. ENTRADA: Casi lleno en la zona de sombra.

GANADO: Erales, seis de Santa Bárbara, de buen juego, sólo el sexto fue soso. Y uno, el segundo, de La Cardona, de regular desempeño.

CARTEL: El colombiano Cristian Restrepo: Vuelta al ruedo por su cuenta. El malagueño Manolo Martínez: Al tercio. David Rocha: Vuelta al ruedo por su cuenta. Gael Castañeda: Vuelta al ruedo por su cuenta tras un aviso. Ignacio Garibay: Una oreja y ganó los trofeos en disputa por el máximo triunfador. El ecuatoriano Arias Samper: Palmas tras un aviso. Alejandro Moreno “Castelita”: Una oreja.

Entradas Relacionadas

Scroll al inicio