jueves, 13 de junio de 2024

Fonseca corta la única oreja en una trágica y dura tarde en Madrid

Facebook
Twitter
WhatsApp

MAR MUÑOZ

La Plaza de toros de Las Ventas celebraba una corrida de toros de Pedraza de Yeltes, Torreestrella (6°) y El Chamaco (2°Bis). Los toros dieron un juego variable y no permitieron el lucimiento. El segundo tuvo que ser devuelto y en su lugar se lidió al primer sobrero, un toro de Chamaco para los matadores Juan Leal, Fco. José Espada e Isaac Fonseca. Juan escuchó silencio en los dos que le tocaron en suerte, dos toros que no le permitieron expresarse, también tuvo que matar los dos últimos toros de sus dos compañeros, pues ambos fueron heridos de consideración y acabaron en la enfermería. Espada no tuvo suerte con el segundo de la tarde, fue devuelto y salió uno de Chamaco con el que no pudo mostrarse, sin materia prima. El cuarto le prendió feamente y le llevaron a la enfermería. Fonseca cortó la única oreja de la tarde, toreando al natural con pases largos y templados. El último de la tarde le prendió feamente por el costado en un pase de pecho.

 

Juan Leal se fue a recibir a “Alambisco-G” a portagayola, después le costó encelarlo en su capote logrando algun vistoso lance cerrando con una media. También le costó ir al caballo, no tenía ningún interés, se alargó el tercio para recibir su castigo por ello. Igualmente se alargó el tercio de banderillas por el mismo motivo. Brindó al respetable desde el centro del ruedo y allí en rodillas le citó de lejos y por el derecho le toreó en redondo hasta que casi le prende. Se recompuso, le dio tiempo y sitio y volvió al toreo en redondo, calando en el tendido. El animal obedecía al cite y seguía el engaño sin humillar. Le dio nuevamente tiempo y sitio y volvió al toreo en redondo por ese pitón. Cambió al natural, pero le costaba ligar por ese pitón, por lo que retomó el derecho. Se intentó adornar con pases invertidos en redondo y recurrió al arrimón para cerrar e ir a por la espada. Le colocó en suerte y hundió el acero de forma efectiva.

 

Fco. José Espada bregó a “Cubillo”, mientras la plaza pedía que se cambiara al animal, que había mostrado falta de fuerza, una demanda que fue atendida en el palco. Salió el primer sobrero “Fantasmón” de Chamaco, que salió abanto, sin interés en los capotes que se le mostraban. Espada lo fue bregando y sacando a los medios una vez que lo paró en su capote. Fonseca realizó un apretado quite por chicuelinas. El tercio de banderillas fue costoso y deslucido como lo fue el de varas. A pies juntos en el tercio lo pasó por ambos pitones, muy quieto, para dar comienzo a su faena. El animal se cayó, mostrando su falta de fuerza. Espada le dio tiempo, le sacó del tercio y por el derecho le fue pasando en su muleta, pasaba a media altura y en cada pase se quedaba más corto. El diestro intentó lucir donde no había, cambió al natural y de uno en uno lo fue llevando. Estaba totalmente parado el animal, era un logro que pasara. Montó la muleta intentó un pase por la espalda para seguir ante las protestas del respetable, pero no había toro con el que lucirse. Tomó la espada, lo cuadró y pinchó, a la segunda entró la espada.

 

Isaac Fonseca, genuflexo, fue bregando y obligando a “Liriquillo” hasta poder estirarse con el. El animal perdió las manos en el quite con Leal, mostrando que su fuerza era justa. Ovacionado tercio de banderillas de Juan Carlos Rey y Tito que tuvieron que desmonterarse. Fonseca brindó en los medios y allí le citó de lejos de rodillas logrando una tanda en redondo por el pitón derecho. Le dio tiempo y volvió a citarle de lejos para aprovechar la inercia y ligar los pases con un animal que repetía pasando a media altura. Cambió al pitón izquierdo por el que era más parado y tuvo que tirar de él uno a uno, le perdía pasos recolocaba y así fue sacando naturales con sabor. Sin alargar fue a por la espada, dándole el pecho le robó los últimos naturales. Cerró con el de pecho, le cuadró y lo mató.

 

Juan Leal paró a “Potrillo” en su capote con una brega. En el tercio de varas el desgobierno dejó que se picara por el que guardaba la puerta, el segundo puyazo ya lo recibió de manos del que correspondía.

Marc Leal fue ovacionado por el lucimiento en la ejecución de sus pares. En los medios, muy quieto y a pies juntos, se lo pasó por la espalda y se lo llevó sin aparentes consecuencias. Siguió por el pitón derecho, logrando una tanda en redondo. Le dio sitio y tiempo y lo enceló en otra tanda en la que casi le prende nuevamente. Se metía por dentro y pasaba a media altura sacando la cara alta al final del muletazo. Le cambió los terrenos y la mano para empezar al natural, se cruzaba con el y tiraba de uno en uno, de un animal que no se prestaba al lucimiento y que cada vez se quedaba más corto. Retomó el derecho ya sin toro, exponiéndose sin más, mientras el tendido pedía que terminara, no pasaba, lo pasaba Leal. Lo colocó en suerte y hundió el estoque a la primera mientras escuchaba un aviso, tuvo que descabellar.

 

Fco. José Espada no pudo estirarse con “Burraco.MG”. Fonseca realizó un breve quite. En el tercio, a pies juntos, lo fue pasando por ambos pitones para comenzar su faena. Por el derecho se puso a torear y lo prendió feamente quedando tendido en el suelo inerte, se lo llevaron a la enfermería. Salió Leal y le pidieron que esperase, no se sabía si podía salir nuevamente Espada. Finalmente, siguió la lidia Leal, genuflexo obligándolo y sacándolo. Siguió por el derecho, logrando una tanda entre la discusión del tendido, por lo que fue a por la espada y la hundió tendida lo que le obligó a volver a perfilarse y entrar a matar y descabellar.

 

 

 

A Isaac Fonseca le costó encelar a “Pensativo” en su capote, salía suelto, le bregó hasta los medios entre los “olé”. Se fue a la enfermería a brindar su toro al compañero herido, después le citó de lejos y el animal respondió. Volvió a citarlo de lejos, venía con todo, pasaba a media altura y el mexicano lo llevaba en línea. Cambió al natural y al darle el pase de pecho con el que cerraba la tanda le prendió feamente por el costado y se lo llevaron a la enfermería. Salió Leal para hacerse cargo de la lidia, directamente lo cuadró para matarlo.

 

Madrid toros de Pedraza de Yeltes, Torreestrella (6°) y El Chamaco (2°Bis). Los toros dieron un juego variable y no permitieron el lucimiento. El segundo tuvo que ser devuelto y en su lugar se lidió al primer sobrero, un toro de Chamaco para Juan Leal, silencio y silencio tras aviso; Fco. José Espada, silencio tras aviso y herido; Isaac Fonseca, oreja tras aviso y herido.

Entradas Relacionadas

Scroll al inicio