martes, 28 de mayo de 2024

Centenario de arte y torería en Chinchón

Centenario de arte y torería en Chinchón
Facebook
Twitter
WhatsApp
MAR MUÑOZ
Chinchón celebraba su festival número 100 con un cartel de relumbrón compuesto por Uceda Leal, Urdiales, Ureña, Alejandro Marcos y los novilleros locales Aitor Fernández y Álvaro Chinchón que se midieron a un encierro de Núñez del Cuvillo de juego variado. Uceda, Ureña y Marcos fueron ovacionados por sus actuaciones que perdieron el premio con la espada. Urdiales, Aitor y Álvaro cortaron un apéndice a cada uno de sus astados.
Uceda Leal paró al primero de la tarde intentando estirarse por verónicas en el tercio, el animal mostraba poca fuerza. Tras un puyazo se pasó al tercio de banderillas que se llevó a cabo con lucimiento. Brindó al respetable, fue a buscar al astado, le pasó por ambos pitones sacándolo a los medios y cerró con un pase de pecho aplaudido. Por el derecho continuó llevándolo entre algodones. Cambió al natural de uno en uno lo fue llevando a media altura con cadencia y despaciosidad ya se iba quedando en mitad del pase, retomó el pitón derecho y nuevamente de uno en uno lo fue pasando. Volvió a mostrarlo al natural antes de ir a por el estoque, le dio los últimos naturales, le cuadró pero la espada quedó defectuosa. Tuvo que descabellar en varias veces. Ovación
Urdiales paró al segundo de la tarde entre verónicas con despaciosidad. El astado derribó al caballo, con un puyazo pidió el cambio. Con cuatro palos paso de tercio. Brindó y en el tercio, genuflexo lo fue obligando y sacando a los medios. Sobre el derecho en los medios se puso a torear dándole tiempo logró una tanda aplaudida en el tendido. Cambió al natural, le llevaba lejos. Pero al cuarto pase se revolvía avisando. Le fue corrigiendo. Obligándolo ligando la tanda. Siguió por ese pitón dejando buenos muletazos, ya de uno en uno. Retomó el derecho ligando muletazos hasta que lo desarmó, volvió con arte y temple sobre el derecho. Tomó el estoque. Por ayudados rodilla en tierra y unos lucidos naturales cerró su faena. Le colocó en suerte, hundió media estocada efectiva mientras escuchaba un aviso. Petición. Oreja.
Ureña recibió al tercero de la tarde con un ramillete de verónicas. El animal empujó al caballo hasta sacarlo a los medios, con un puyazo cambió de tercio, con un lúcido quite en el centro del ruedo dio paso al tercio de banderillas. Brindó al público tras pedir permiso al presidente, genuflexo lo paso por ambos pitones para seguir sobre el derecho llevándolo a media altura ligando y cerrando con el de pecho. El animal colocaba la cara y obedecía al toque de Ureña. Por el izquierdo le giraba la muñeca alargando el muletazo pasándolo de uno en uno, siguió por ese pitón dándole el pecho y tirando de el con voz y determinación. Con la muleta planchada le dió bellos muletazos seguidos de pase invertido en redondo que despertó al respetable. Fue a por el estoque con trincherazos con sabor por ambos pitones hizo su epílogo. Lo cuadró y dejó un pinchazo hondo que le obligó a descabellar mientras escuchaba un aviso. Ovación
A Alejandro Marcos le costó encelar en su capote al cuarto de la tarde que salió suelto, después se estiró con él por verónicas. Empujó en el peto y tras un puyazo cambio de tercio. Por chicuelinas se lució en el quite. Se aplaudió el tercio de banderillas donde destacó el par de Juan Carlos Rey. Brindó al cielo y genuflexo lo fue pasando hasta sacarlo del tercio. Le buscó los terrenos y por el derecho bajándole la mano le toreó en redondo ligando los pases, cambio al natural llevándolo con los vuelos entre oles, le dio sitio y tiempo y volvió a ligar otra aplaudida tanda. Retomó el derecho con cadencia y armonía girando la cintura. Tomó el estoque y con un molinete prosiguió para seguir al natural adornándose con recursos de su tauromaquia. Le colocó en suerte y fallo con la espada varias veces hasta lograr una estocada defectuosa que le llevó a usar el descabello. Ovación
Aitor Fernández paró al quinto de la tarde entre verónicas lentas y armoniosas. Con un puyazo se pasó a un deslucido tercio de palos, que se cambió con tres. Brindó a Juan Miguel y por el pitón derecho, de rodillas sin probaturas se puso a torear. Al natural le perdía pasos y tiraba de él, le dio tiempo y retomó el derecho, le bajó la muleta y le fue llevando en redondo enroscándose con él. Le dio tiempo y volvió al izquierdo citándolo en la media distancia para ir acortando y pasarlo de uno en uno. Le recetó un pase invertido por la espada para seguir por el derecho dando el pecho a un animal que ya había avisado. Cerró con un desplante y fue a por la espada, se lució con luquesinas en su epílogo. Le colocó en suerte y hundió la espada algo caída que le obligo a descasbellar. Petición. Oreja,
Álvaro Chinchón no pudo estirarse con el último de la tarde que salió suelto y sin fijeza, no pudo más que bregarle. Con un puyazo y un tercio costoso de banderillas se pasó al último tercio. Brindó al público y comenzó su faena pasándolo por ambos pitones cerrando con el de pecho. Le costaba acudir al cite. Era reservón. Le dio tiempo y sitio y tiró de él bajándole la mano atalonado en la arena, luciendose. Volvió a la cara del astado esta vez al natural enroscándose con él. De frente dando el pecho citaba al parado último, le pisó y lo desarmó, regresó a la cara del astado y al natural intentó seguir con una faena ya inexiste para el novillo, ya rajado. Fue a por el estoque y por ayudados intentó cerrar antes de cuadrarle y hundir media estocada suficiente. Petición. Oreja.
Ficha del Festejo:
Uceda Leal, ovación; Urdiales, oreja; Ureña, ovación; Alejandro Marcos, ovación; Aitor Fernández, oreja y Álvaro Chichón, oreja.

Entradas Relacionadas

Scroll al inicio