sábado, 18 de mayo de 2024

Arturo Gilio, contundente, corta dos orejas para abrir la Puerta Grande de “San Marcos” de Aguascalientes

Facebook
Twitter
WhatsApp

ADIEL ARMANDO BOLIO/EMILIO MÉNDEZ

La novena corrida de la CXCVI edición de la Feria Internacional de San Marcos 2024 registró casi tres cuartos de entrada en el coso Monumental de Aguascalientes, este sábado 27 de abril, en tarde calurosa y con algo de viento, terminando como indiscutible triunfador el diestro lagunero Arturo Gilio, quien gracias a la frescura y contundencia de su toreo logró cortar dos apéndices y, por ello, abrir la Puerta Grande de “San Marcos”. Sus alternantes, Isaac Fonseca se hizo de una valiosa oreja y el ibérico José María Manzanares estuvo en plan maestro cuajando una faena que malogró con la espada.

Salieron siete toros, en general de poca fuerza, de la dehesa queretana de Los Encinos, siendo buenos, pero, débiles, tanto el séptimo, sustituto del cuarto que fue regresado a los corrales por falta de presencia, como el sexto. El primero fue protestado y dio regular juego. El quinto igualmente se dejó y, segundo y tercero, fueron complicados.

Al toro que abrió plaza, noble, pero. de poca fuerza, el alicantino José María Manzanares lo veroniqueó con arte, incluido un susto. Con la muleta, se dobló suavemente para cuajar buena serie derechista. Otra templadísima de naturales a pesar del viento. Por el lado diestro tuvo que retomar el camino por la debilidad del burel. Mas exposición izquierdista de buen calado. No acertó al matar y fue aplaudido.

El michoacano Isaac Fonseca, en su primero, nada fácil, con peligro, que fue airadamente protestado, poco hizo con el capote. Ante las insistentes protestas, con la sarga, tras brindarle al banderillero que se retiró en este festejo, Gustavo Campos, Isaac toreó bien por derechazos en dos tandas. Vino un momento de peligro cuando fue prendido por el bajo vientre. Se repuso y siguió por el lado diestro en otro par de series. Por naturales lo intentó con empeño, convirtiendo, por momentos, las “lanzas por cañas”. Pases de adorno para cerrar. Falló al matar y fue aplaudido.

A su primero, falto de fuerza, el coahuilense Arturo Gilio lo capoteó voluntarioso. Con la pañosa, a base de insistirle y poderle le logró dar derechazos meritorios. Por naturales se le escupía de la suerte. Persistió por la derecha, el rajado burel se le fue a la zona de tablas y, ahí, le ligó pases en un palmo de terreno. Terminó de estocada honda y baja para hacerse aplaudir.

Manzanares en su segundo, también protestado, lanceó con empeño y ante la presión de la gente, el juez accedió a regresarlo a los corrales, para que, tras varios minutos de tardanza, en su lugar saliera la primera reserva de la misma dehesa titular, noble y débil, al que capoteó esmerado. Con la franela, investido en su auténtico carácter de doctor en tauromaquia, al invalido, le logró recetar contados derechazos de gran calidad, plenos de talento y buen trazo en un marco pleno de lo que es la aplicación de la medicina taurina, traducido en oficio, técnica y sabiduría torera. Lo mismo hizo por naturales con plena conciencia en la estructuración de una faena que fue a más por su atemperancia y suavidad. Mas derechazos clínicos que hicieron responder al paciente cuando estaba en terapia intensiva. Mató de estocada contraria y delantera para recorrer el anillo.

En su segundo, llamado “Oyepoco”, noble, pero, de poca fuerza, Fonseca se vio empeñoso en el manejo del capote. Con la tela escarlata, dio en los medios dos cambiados por la espalda, el de pecho y el desdén para entonces eslabonar derechazos con deseos de agradar en tres series que, además, tuvieron templanza y calidad. Por el perfil zurdo también atempero enclasado. Nuevamente con la diestra logró lances importantes. Más pases toreros por ambos lados, en tablas, cuando el toro ya se había refugiado en ese terreno. Terminó de estocada tendida y trasera para obtener una oreja.

Tras dar Isaac Fonseca la vuelta al ruedo. El gran subalterno mexiqueño Gustavo Campos se retiró de los ruedos tras 24 años como profesional del toreo. Su padre, Leonardo, banderillero retirado, le cortó el añadido acompañado de su tío Delfino, picador en retiro; sus primos Víctor Hugo y Francisco y, su hijo David.

Así pues, bajo las musicales notas sentimentales de “Las Golondrinas”, Gustavo su última vuelta al ruedo junto con sus compañeros subalternos y sus familiares en un momento verdaderamente emotivo.

Gilio, en el que cerró el festejo, “Madrileño”, de poca fuerza, veroniqueó toreramente y mejor quitó por saltilleras y una gaonera. Cubrió el segundo tercio entre sonoros aplausos. Con el lienzo grana, de rodillas por alto empezó para cuajar un trasteo de evidente disposición por el pitón derecho. Lo mismo que al natural, por donde se expresó mejor, con temple y cadencia, sobre todo, cuidando las formas para realizar el toreo bueno. Con la derecha lo hizo en redondo con calidad. Mas naturales de gran dimensión. Manoletinas ajustadas para abrochar. Acabó de estocada certera y, entre gritos de ¡torero! le fueron concedidas las orejas y así salir en hombros por la Puerta Grande de “San Marcos”.

 

 

FICHA

LUGAR: Aguascalientes, Aguascalientes.

EVENTO: Novena corrida de la CXCVI edición de la Feria Internacional de San Marcos 2024.

PLAZA: Monumental. ENTRADA: Casi tres cuartos en tarde calurosa y algo de viento.

GANADO: Siete toros, en general de poca fuerza, de Los Encinos, siendo buenos, pero, débiles, tanto el séptimo, sustituto del cuarto que fue regresado a los corrales por falta de presencia, como el sexto. El primero fue protestado y dio regular juego. El quinto igualmente se dejó y, segundo y tercero, fueron complicados.

CARTEL: El alicantino José María Manzanares: Palmas y vuelta al ruedo. Isaac Fonseca: Palmas y una oreja. Arturo Gilio: Palmas y dos orejas, con salida en hombros.

Entradas Relacionadas

Scroll al inicio